¿Qué se ha hecho en Colombia para luchar contra la corrupción?

Como has visto en blogs anteriores (te invitamos a que los revises dando clic aquí), se puede vislumbrar una imagen de lo que el marco normativo colombiano expone para luchar contra la corrupción en el país desde las esferas empresariales públicas y privadas, ya que se observa la necesidad de que todo actor social que participa en la comunidad colombiana reconozca lo que implica esto y ejecute las acciones necesarias para contrarrestar este flagelo. En este articulo encontraras varias cifras y una revisión sucinta de las acciones que se han realizado para que las empresas hagan parte activa para la identificación y prevención de la corrupción.

Para iniciar este articulo es adecuado comentarte que en el año 2015 se realizo un piloto de la iniciativa Empresas Activas anticorrupción (EAA) que tenia la finalidad por parte del gobierno de realizar esfuerzos desde las empresas para confirmar que capacidad tenían  para luchar contra este flagelo en su identificación, prevención, e investigación; a groso modo se puede indicar que a fecha 2017 las 47 empresas que participaron de manera voluntaria y gratuita cumplían a un 60% los protocolos y acciones encaminadas a luchar contra la corrupción en las empresas, (dando clic aquí podrás profundizar más esta información), este dato lleva a considerar que en ese momento existían muchas ventanas de oportunidad para mejorar y afianzar las acciones adecuadas para que estas empresas no tengan la grave problemática de la corrupción.

Con relación a esta información inicial y según los informes de países Iberoamericanos en 2015 para luchar contra la corrupción generados por Transparencia Internacional, Colombia no tenia a esa fecha normativa relacionada a los canales de denuncia, y como se ha escrito en otros ingresos de las temáticas de estos blogs, ya hay normativas y directrices que exponen esos canales de denuncia y como deben proteger al denunciante, ya que de nada sirve tener un canal si este no es percibido como idóneo para estas problemáticas, en este punto entraría lo que es una Línea Ética, (información que se detalla en el blog de Los 5 elementos clave de una Línea Ética para su correcto funcionamiento).

Ahora bien, en el año 2017 se presentó de nuevo por Transparencia Internacional Colombia la Quinta encuesta nacional de prácticas contra el Soborno en empresas Colombianas, la cual, según nuestra revisión es la última encuesta publicada hasta la fecha, aportando datos muy importantes para sustentar lo que se dijo en 2015 sobre los canales de denuncia, por ejemplo, que el 63% de los empresarios considera que la principal motivación para ofrecer sobornos a funcionarios del sector público es porque si no se ofrecen o reciben sobornos se pierden negocios, o que los mayores incentivos para la prevención de los sobornos en el entorno de los negocios son el Sentido ético en la sostenibilidad de los negocios con un 65%, Reputación empresarial 60% y Relaciones a largo plazo 41% respectivamente, lo que indica que desde una visión empresarial a prospectiva, la lucha contra la corrupción genera índices de durabilidad en los proyectos. Por último, sobre este informe se reconocen dos obstáculos para contrarrestar este flagelo, la percepción de corrupción en el sector público con un 37%  y la percepción de competencia desleal con un 33%, los datos aquí presentados vienen de la encuesta a un total de 690 empresarios, de compañías pequeñas, medianas y grandes, pertenecientes a los sectores: comercial, industrial de la transformación, construcción, financiero, salud, comunicaciones, educación, agro, transporte y extractivo.

Como hemos observado hasta el momento, en Colombia la lucha se ha planteado desde la normativa y la percepción de la misma se ve muy afectada, para este punto te queremos comentar que en último informe del Latinobarómetro en 2018, donde se observan diferentes datos sobre la percepción de esta problemática a nivel Latinoamérica, evidenciando que en el primer lugar de los problemas de nuestro país está la corrupción con 20%, el desempleo con 17% y la delincuencia con un 12%, esta percepción indica como en la opinión pública se desarrolla la necesidad por parte de la sociedad la lucha contra este flagelo. Este informe agrega que a nivel américa latina aumentó la percepción de la corrupción con relación a mediciones anteriores, del 62% al 65%, es de aclarar que esta información es de 2018 y que estamos a la espera de un informe más reciente para establecer con mayor información la actualidad, aun así, comprender estos aumentos con los aspectos políticos, sociales y económicos lleva a establecer rutas de lucha contra la problemática.

De igual manera, hay una estadística que nos atañe con gran fuerza al tema de corrupción y denuncia del mismo por parte de los ciudadanos, según el informe, Latinoamérica se encuentra divido en la respuesta a la pregunta Si esta de acuerdo o desacuerdo con “cuando se sabe de algo corrupto es mejor quedarse callado”, donde hay un empate de 48% en cada opción, completado por el 4% de No sabe/No responde, exponiendo que hay una dicotomía en lo que implica el proceso de denuncia de algo corrupto por conocimiento, como se indico en el blog de las Normas que regulan la Línea Ética de las empresas, si se tiene conocimiento sobre un hecho delictivo, el no denunciarlo también constituye un delito. Específicamente para Colombia los porcentajes fueron, 47 % en desacuerdo con la frase 50% a favor, y en este caso entrarían a jugar un papel fundamental las Líneas Éticas con la confianza que estas requieren por parte de los usuarios para denunciar, esto lo hemos comentado varias veces, pero no esta de más decirte que un canal de denuncia adecuado para tu empresa puede ser de gran ayuda al nivel particular de tu compañía o para mejorar la percepción de la sociedad colombiana respecto a este flagelo, paso a paso se logra luchar contra esta problemática. Si deseas mayor información nos puedes escribir al Chat para resolver tus dudas, si llegaste hasta aquí muchas gracias y te invitamos a que conozcas más sobre estos temas y otros en  .

Redacción: Hans Acero. Psicólogo.

Fuente: Línea Ética